causademarta.net

IDIOMA
CONTENIDOS
CONTACTO

Teléfono  no se dispone

@  info@causademarta.net

BÚSQUEDA

Busque los contenidos en ademarta.net. Si Realiza una búsqueda múltiple, recuerde que debe separar las palabras por medio de comas.

OTROS DATOS DE INTERÉS

 

Fecha   21 de octubre de 2007
Medio   Diario de Burgos
El arzobispado promueve la beatificación de Marta Obregón

Esta joven fue asesinada en 1992 [...]. Tenía 22 años y estaba a punto de acabar Periodi

 

A.R/Burgos

 

«Sometiendo los datos al parecer de la Santa Madre Iglesia, todo nos sugiere que la joven estudiante de Periodismo, Marta Obregón Rodríguez, nos dejó un hermoso ejemplo, tanto en una vida agradecida al amor y misericordia de Dios, como en su valerosa muerte. Uno de sus últimos gestos fue arrodillarse ante el Santísimo, al despedirse, deseando alimentarse en la Eucaristía del nuevo amanecer». Este párrafo es un extracto de la biografía de la joven asesinada hace 15 años Marta Obregón Rodríguez (1969-1992), escrita por el sacerdote Saturnino López Santidrián.

[...]

 

El sacerdote y profesor de Teología Espiritual e Historia de la Iglesia, Saturnino López Santidrián, explica que en la decisión de proponer la beatificación de Marta Obregón tuvo mucho peso una visita pastoral que el arzobispo Francisco Gil Hellín realizó a Zalduendo hace aproximadamente tres años. «Días antes y enterada de esta visita, una de las vecinas había pedido permiso para entregarle al arzobispo unos folios redactados por ella. Le dijo que había conocido el caso de Marta y que le había impactado mucho. Incluso reconoció que le había transformado su vida, hasta el punto de que le ayudó a centrarse y superar algunos problemas en su matrimonio». Fue entonces cuando Gil Hellín, conocedor del caso de Marta y de su biografía, decidió encargar a Saturnino López la causa de beatificación de esta joven (Él también se ha encargado de la causa de beatificación del sacerdote mártir Valentín Palencia). «En Marta se cumplió el principio de ‘Como es la vida es la muerte’. Especialmente en los últimos dos años y medio de su vida, cambió su actitud -vivió como una segunda conversión- y tuvo una actitud decididamente cristiana. Además, el ultimo día de su vida estuvo rezando ante el Santísimo, en el Club Arlanza, y dijo a una compañera que dejaba los libros en la mesa porque volvería a las 8 de la mañana para oír misa, comulgar y continuar estudiando. También se había ofrecido para ser misionera itinerante en las comunidades catecomunales, dedicando unos años de su vida a la evangelización», detalla López Santidrián.

 

Decreto de julio de 2007. El anuncio de que el Arzobispado defendía la beatificación de Marta Obregón lo hizo el propio Francisco Gil Hellín el pasado mes de julio, mediante un decreto publicado en el Boletín Oficial del Arzobispado. En su escrito anunció: «Hemos considerado oportuno iniciar los primeros pasos para la introducción en nuestra Diócesis de la causa de beatificación de la joven Marta Obregón que, conforme a su deseo de servir a Dios y según pruebas fidedignas, entregó su vida a Jesucristo en defensa de la virtud de la pureza en la noche del 21 al 22 de enero de 1992».

 

A continuación, invita a los fieles de la Archidiócesis a que «nos manifiesten o hagan llegar debidamente acreditados, lo más pronto posible, cuantos datos, testimonios, noticias, escritos, cartas o documentos que posean o de los cuales tengan conocimiento, tanto a favor como en contra, sobre sus virtudes, su vida y circunstancias de su presunto martirio».

 

López Santidrián concreta que todos estos testimonios se pueden entregar en el Arzobispado al vicario judicial o bien a él como postulador diocesano.

 

El paso siguiente consiste en el nombramiento por parte de Gil Hellín de un tribunal en el que tiene que haber un delegado episcopal (normalmente es el vicario judicial), un promotor de justicia y un notario-actuario. Además, debe recibir un nombramiento especial el postulador diocesano.

 

Posteriormente se fijará la apertura pública oficial del proceso y ese día se invitará a la familia, a posibles testigos, amigos y a los medios de comunicación. Será entonces cuando se lean oficialmente los nombramientos y el motivo de la apertura.

 

Un proceso largo. Respecto a la duración del proceso, López Santidrián reconoce que será largo. «Por ejemplo, el desarrollo de la causa de Valentín Palencia duró cuatro años. Comenzó en 1996 y se entregó en Roma en 1999. Y es que hay que estructurar todo el material y redactar la positio (ponencia), que en este caso se aprobó en 2002. Entonces se enviaron 1.070 folios por duplicado». Además, añade que en octubre de 2007 han entrado en Roma un total de 23 causas que se presentaron en El Vaticano en el año 1997 y la de Valentín Palencia es la número 26. La previsión es que entren las próximas en tres o cuatro años y ése será el momento de la suya».