causademarta.net

IDIOMA
CONTENIDOS
CONTACTO

Teléfono  no se dispone

@  info@causademarta.net

BÚSQUEDA

Busque los contenidos en ademarta.net. Si Realiza una búsqueda múltiple, recuerde que debe separar las palabras por medio de comas.

OTROS DATOS DE INTERÉS

 

Fecha   julio-agosto de 2006
Medio   Revista Hogar de la Madre
La joven que murió por defender su pureza 
¿Qué es lo que dio a Marta la fuerza para morir de una forma tan heroica?

 

Hace unos años, una mujer, arrodillada ante el Santísimo, le decía al Señor la necesidad que tiene el mundo de una Santa María Goretti actual. Una joven que sirviese como modelo para las jóvenes que han olvidado el valor de la pureza.

 

Por Hna. Paqui Morales, SHM

 

¿Qué es lo que dio a Marta la fortaleza para morir de una forma tan heroica?

Marta creció en el seno de una familia católica, verdaderamente católica. Era una joven que conocía a Dios, le amaba y, por consiguiente, le obedecía y buscaba su voluntad. Algunas personas, cuando oyen decir que un joven es religioso piensan de inmediato en alguien rancio, aburrido, que no sabe disfrutar de la vida. Pero no es así.

 

En 1992 Marta tenía 22 años, estudiaba 5º curso de periodismo, rama de imagen y sonido. Era una joven muy guapa, llena de entusiasmo y alegría, muy activa. Deseaba convertir el mundo del periodismo en algo más limpio. Sabía disfrutar de la vida, y sabía hacerlo de una forma sana, porque se sabía joven, y sabía que tenía un gran tesoro, el de la pureza, y tenía cuidado de conservarlo.

 

El día 21 de enero, día de Santa Inés, mártir de la pureza, murió Marta. La había acercado a casa un amigo, porque ella llevaba varios días sospechando que alguien la seguía. Marta entró en el portal pero nunca llegó a casa. [...] Pero Marta prefirió morir a perder su virginidad. [...].

 

 Han pasado ya catorce años de esto y Marta continúa siendo un modelo para las jóvenes de hoy, ya que desgraciadamente se valora cada vez menos la virtud de la pureza, e incluso se la ridiculiza. Aquello por lo que una joven de veintidos años dio su vida, e incluso estuvo dispuesta a sufrir todo un martirio, otras jóvenes lo pierden casi inconscientemente, por una simple moda, por irreflexión, por falta de formación, por egoísmo, por tener debilitada la voluntad, por desconocimiento de lo que es el verdadero amor, etc.

 

Muchos jóvenes piensan que la pureza se pierde en el momento de perder la virginidad, pero no es así. La pureza es algo tan grande, pero tan delicado, que se va perdiendo con ciertas miradas, ciertas palabras, gestos, posturas, actitudes, pensamientos... Es una virtud que sólo son capaces de conservarla los fuertes, los que están dispuestos a prestar una dura batalla contra el “mundo” y contra uno mismo. Es la virtud de aquellos que se poseen a sí mismos, y por lo tanto tienen la capacidad de donarse total y libremente a Dios, bien directamente, consagrándose a Él, o bien formando una familia.

 

¿Qué es lo que dio a Marta la fortaleza para morir de una forma tan heroica? No hay duda de que cuando alguien realiza una acción de este tipo, tan por encima de las fuerzas humanas, es porque ha recibido la fuerza de Dios. Marta llevaba una vida espiritual fuerte, seguía una dirección espiritual y hacía oración diaria. Fue junto a Jesús que se fue fortaleciendo y, sin duda, aprendió de la Virgen María el valor de la pureza.

 

Sobre la tumba de Marta está escrito: “Porque, aquí estamos todos de paso”. Esta fue una frase que escribió en una carta al diario ABC una semana antes de morir.  

 

Marta nos enseña a vivir esta vida con la mirada puesta en el Cielo.